martes, 27 de septiembre de 2011

Reseña: "Hijo de Bruja" de Gregory Maguire

¡Buenas y fresquita noches! Hoy os voy a dejar por aqui la reseña de Hijo de Bruja, la Segunda parte de uno de mis libros favoritos: Wicked: Memorias de una bruja Mala, escrito por Gregory Maguire, y publicado por Planeta Internacional.



Sinopsis:

Liir tiene 14 años y un montón de preguntas. Siempre ha estado con Elphaba, la bruja de piel verde, pero no sabe si ella es su verdadera madre. Cuando ésta muere, Liir no tiene donde ir ni nada que hacer y decide emprender un viaje para descubrir su identidad y su lugar en el mundo. Unos dias más tarde se despierta malherido y asustado en un monasterio junto a Candle, una misteriosa joven novicia muda. ¿Quién lo llevó hasta allí?¿Por qué le han atacado? Liir pronto descubrirá que sus problemas no han hecho más que empezar...

Opinión:

Tras leerme la obra maestra que es "Wicked", tenía unas ganas terribles de leerme esta segunda parte. -Debo decir que no lo he hecho hasta un año después, pero no por falta de ganas xD-. Y la verdad es que no me ha defraudado en absoluto.

Bien es verdad que con la "ausencia de Elphaba", el libro no es lo mismo para mi, pero eso no quita que tenga nuevas situaciones y nuevos personajes -también los antiguos- que merezcan la pena ser leidas.

En este libro nos encontramos a Liir, un chico joven de 24 años, medio muerto, tirado en medio de un valle, con la ropa raída y con signos de violencia en el cuerpo. Una compañía nómada lo encuentra y lo lleva al Convento de Santa Glinda, donde una muchacha novicia, Candela, con su mágico domingón -un intrumento parecido a una guitarra- hará que, a partir de sus propios recuerdos, vuelva en si. Es decir, mientras ella toca día y noche para él, el chico inconsciente comienza a recordar su pasado y eso le ayuda a despertar.

Asi es como comienzan los flashbacks en forma de sueño del muchacho moribundo y como nos encontramos a su yo niño tras la muerte de Elphaba y la desaparición de todos los habitantes del castillo donde Dorothy acaba con la "Bruja". Liir se queda solo y decide acompañar a la niña y a sus tres curiosos acompañantes - El espantapajaros, el Hombre de Hojalata y el León- hasta la Ciudad Esmeralda para que les "recompensen" por haber matado a Elphaba.

Asi vamos descubriendo como se ganó la vida después de dejar a Dorothy con el Mago y que éste y ella misma dejaran Oz para siempre. Embarcado en la busqueda de una persona de su pasado, en busca de su identidad, -porque ¿es o no es el hijo de la Bruja? Es una incognita que se mantiene hasta el final mismo- Y en medio del panorama político que le siguen en los diez años que transcurren antes de su "accidente", nos encontramos con una prosa rica, una novela amena y llena de mágia, llena de metáforas y con cieto transfondo político y religioso -No en plan malo, a ver si me entendeis xD-

La verdad es que el personaje de Liir no me ha gustado demasiado. Parecía un intento burdo de Elphaba, aunque el pobre tiene motivos para ser como es.
El final -¡que final!- te deja a cuadros y con una emoción tremenda, porque es inesperadísimo por una parte, pero tiene algo que ya te olias desde el principio.

¿Que voy a decir? Es una buena segunda parte, no tan buena como la primera, porque sería muy difícil superar a Wicked: Memorias de una Bruja Mala, pero es bonita, mágica y te deja con ganas de más.




5/5

3 comentarios:

silvia dijo...

Que buena reseña! Ya me lo dejaras y lo leeré.

Un beso. fdo: Suegri.

Liz dijo...

muy buena reseña! este libro quiero leerlo!

AlexisRead dijo...

No lo puedo creer! tengo pendiente este libro pero aunque me de pena debo decir que ¡no sabia que es segunda parte! así que buena, ahora mismo busco la primera :D
Saludos.